lunes, 18 de septiembre de 2017

sábado, 25 de marzo de 2017

Recital de Primavera y amor en Alcobendas

Dando homenaje a Miguel Hernández en Madrid




Espuela de la tinta que palpita,
ebanista de la escritura estampada.
Guardia de asalto del verso
aedo de la espiga que le duele el sol,
del viento que vuela y se hace hermano del pueblo.
de la cebolla pelada, que mantiene soldado al preso.
de las aguas que trotan de azul del crucero José Luis Diez.
Miguel, donde otros ponen cuchillos y paredones
Tu Quintos Regimientos y al Partido Comunista.
, estibador del verbo
Cavas prosa en las trincheras
En los campos sudados de jornaleros de Jaén.
Miliciano del recital y de la vida.
En tu pluma se juzga la traición
Y se levanta tribunal al yugo y la flecha.
En tus poemas se alista
La chispa, la fabrica y la reforma agraria.

Miguel y Fidel

En los planos muerto de los páramos
y en los aspavientos verdes de la manigua
En la siega de las espigas
y en el tajo se la caña de azúcar
Siempre se alza el guajiro y el campesino.
La ola cana y el olivo viejo,

A fusil en Teruel y Moncada,
Y la bala que os busca como Caín.
Cautivos en Ocaña y el presidio Modelo
Por dos patrias enfermas de Franco y Batista.
Del viento de Jaén a las velas del Granma
Y Orihuela y Holguín, se dan la mano
Del 14 de Abril al 26 de Julio.
Porque Miguel no murió
Se hizo Fidel.

domingo, 11 de diciembre de 2016

En el Festival AntiTaurino de Ciempozuelos



Al toro

Hundes tu negro en las plazas, tras que quiten tu paso moreno del celeste del cielo. Escoltabas el vuelo albino de las mariposas y te destinaron como cadáver de la arena yerta. Sepultaron las brisas matinales que te saludaba en los campos amigos, por aplausos de muerte a las cinco de la tarde. Eres el Ulises de las dehesas que gritan de jaras blancas. Y dieron a tu trote en el coso final de tragedia traicionera de Sófocles. Encontrare tu alma marcial en la fortaleza de los alcornoques y en el cariño de la encina. Hasta asesinado clareas como jinete en el horizonte.

La otra España

Estocado por España,
te cavan de España,
te ejecutan de España
y te dan capa por España.
En tu lomo puya por España,
Albarda por España,
puntilla por España.
Y no es España son Caín y Franco,
son la “Chata” y Frascuelo.
Joaquín Miranda y la Falange asesina.
Son la peseta y el beneficio.
Son el negocio de Juan Miura,
de los duques y los marqueses.
España no es cosa de mercaderes
y sicarios de capea.
España es libertad
Y nuestro toro salvaje.

sábado, 10 de diciembre de 2016

Recital por los derechos de los animales en Rivas Vaciamadrid

Re


Al Conejo

Eres el bandolero de las huertas, íbero del llano y del pasto. Paloma de Madriguera que vuelas a cuatro patas. Tirita tu hocico por las veredas y te hundes en las espigas que mecen los vientos, que van a morir en el pecho de las flores. Saltas y trazas tus orejas elevadas en los campos como amapola peluda. Ninguna escopeta y cepo harán que este solariego de los prados, siga pasando de gambeta por lo que Catulo llamo Conejera y hoy llaman España.

Al jilguero
Cantautor de las campiñas, llegaste a mi ventana, para hacerte prisionero y metiste libertad con tu canto. Y un día como mi infancia vencida, te fuiste en busca del sol unido de océano y mar y los cardos coloridos. Y dejaste en mí el sueño de tus alas en mis manos.

A los ojos de un Gato

Te has quedado con la golondrina,
con las pompas de luz espumosas de la luna,
con Alicia en el país de las maravillas,
con las estrellas paradas,
con los poetas partos y las tejas abandonadas.
Con la Diosa Bastet y todo el amor desaforado del Nilo.
Con todas las brujas y con todos los templos del Tíbet.
Te has quedado tanto,
que te has quedado con mí mirar,
en el hondo de tus ojos.

Contra Marcial Lalanda

Chulo de verbena, farolero de la hoja del lunes,
matasiete hacendado y dandi Franquista.
pisaverde de Falange, encopetado de Cara el sol
y Gánster de yugo y flechas.
Devuelve al recuerdo de los campos,
todos los toros que diste crimen.
Tanto corazón picado de estoque,
¿cuánta heridas en las plazas dejaste?.
Marcel Lalanda, que se lleve la historia tu pasodoble fatuo.
Que tu nombre se escarbe en los muladares
y que la historia te suprima de ella.