lunes, 24 de noviembre de 2008

La chica del pelo cortó atrapada en un cristal de tren



Ese cuerpo que incordia los ojos,
que deja silueta en el espacio,
que junta el momento,
con el mundo.
Esa boca que esta llena de cielo,
Manchada de carmín,
esculpida a golpe de cuento.
Esos senos, despertados, clandestinos,
esas manos desnudas, breves,
ese pelo, que se arroja corto
a tus hombros.
Te resistes a coserte
al lápiz y al papel,
que blanden mis dedos,
y huyes,
al dejar la estación, la vía.
Se queda solo el mundo.
Con un poema inacabado,
en un Madrid destruido de invierno.

8 comentarios:

la base de mis soledades dijo...

Hola Eduardo gracias por pasar a mi mundo de las soledades..En ese espacio donde se habla con el corazon de las experiencias propias y prestadas...Gracias por dejar tu comentario. Nos vemos pronto. Saludos.

la base de mis soledades dijo...

Hermosa tu poesia..

marisa dijo...

Gracias por dejar tu huella parapoder seguirla hasta este bello rincón de poesía. Me gustaría que siguiéramos compartiendo versos. Saludos y gracias

La Tilde Perdida dijo...

Siempre es triste mirar desde el cristal, tan triste como mirar desde abajo, siguiendo la estela del movimiento del tren. Otras veces fue un alivio.

Marina Casado dijo...

La vida se compone de instantes imprecisos que a veces -solo a veces- caben en unos versos como los tuyos, como los de aquellos poetas que buscaron la libertad y hallaron el exilio. Qué mejor forma de recordarles que escribiendo.

Te felicito por tu talento poético, un saludo.

Sra.Rutina dijo...

"Esa boca que esta llena de cielo,
Manchada de carmín,
esculpida a golpe de cuento."
¡Precioso! :)
Ese trocito me llegó.



Aún así, lo sutil da rienda suelta a la imaginación, nos hace sentir, hace que esas palabras nos eleven, que nos creamos invencibles.
Lo explícito limita, nos obliga a seguir en nuestro aburrido paraíso terrenal.

jonás dijo...

No podeos retener aquello que queremos.
Realmente descarnado.
Un saludo.

Edu dijo...

Gracias a todos por vuestras palabras, porque hacer palabras nos separa de la nada, nos hace mas existencia. Tal vez solo seamos palabras.
Saludos.