sábado, 10 de diciembre de 2016

Recital por los derechos de los animales en Rivas Vaciamadrid

Re


Al Conejo

Eres el bandolero de las huertas, íbero del llano y del pasto. Paloma de Madriguera que vuelas a cuatro patas. Tirita tu hocico por las veredas y te hundes en las espigas que mecen los vientos, que van a morir en el pecho de las flores. Saltas y trazas tus orejas elevadas en los campos como amapola peluda. Ninguna escopeta y cepo harán que este solariego de los prados, siga pasando de gambeta por lo que Catulo llamo Conejera y hoy llaman España.

Al jilguero
Cantautor de las campiñas, llegaste a mi ventana, para hacerte prisionero y metiste libertad con tu canto. Y un día como mi infancia vencida, te fuiste en busca del sol unido de océano y mar y los cardos coloridos. Y dejaste en mí el sueño de tus alas en mis manos.

A los ojos de un Gato

Te has quedado con la golondrina,
con las pompas de luz espumosas de la luna,
con Alicia en el país de las maravillas,
con las estrellas paradas,
con los poetas partos y las tejas abandonadas.
Con la Diosa Bastet y todo el amor desaforado del Nilo.
Con todas las brujas y con todos los templos del Tíbet.
Te has quedado tanto,
que te has quedado con mí mirar,
en el hondo de tus ojos.

Contra Marcial Lalanda

Chulo de verbena, farolero de la hoja del lunes,
matasiete hacendado y dandi Franquista.
pisaverde de Falange, encopetado de Cara el sol
y Gánster de yugo y flechas.
Devuelve al recuerdo de los campos,
todos los toros que diste crimen.
Tanto corazón picado de estoque,
¿cuánta heridas en las plazas dejaste?.
Marcel Lalanda, que se lleve la historia tu pasodoble fatuo.
Que tu nombre se escarbe en los muladares
y que la historia te suprima de ella.