domingo, 14 de diciembre de 2008

Al poeta John Conford, enterrado en algún páramo de Lopera (Jaén).


Te quedaste, entre el polvo sudado de maíz, en el surco manchado de luz, en los olivos sucios de cielo, en los rastrojos húmedos de amanecer. Sepultado de mañanas y puzzles de estrellas. Tú lapida escrita de hierba, tiene la huella del poema, que se establece en el papel, que respira en la palabra. Dicen que en Diciembre, en Lopera todavía se escucha acento ingles, en la tierra caída de sol.

1 comentario:

marisa dijo...

Me ha emocionado mucho Edu...Un abrazo