martes, 16 de diciembre de 2008

Joan Manuel Serrat, ciudadano del Mediterráneo



Joan Manuel Serrat, es un soplo azul de niñez, Serrat entierra acordes, en sombras de mar, es un Miguel Hernández con orquesta, canta al sur, recita a amistades de barrio, de aula y descampado. Serrat es un extranjero en Barcelona, un ciudadano del Mediterráneo, que desclava a Cristos marineros, busca orillas de viñedos, mañanas abiertas, rajadas de brisa. Joan Manuel Serrat, es cantautor de plazas adoquinadas de lluvia, con chubascos de hojas muertas de Noviembre. Serrat dispara poemas libres, con su guitarra descalza de otoño. Serrat se sienta a esperar en un banco, salpicado de hierba, a la vida.

5 comentarios:

bebita dijo...

Y de vez en cuando la vida toma café con él... :)
Gracias por tu visita! Un besazo.

Marina Casado dijo...

Qué grande, Serrat. Sus canciones tienen una cualidad especial difícil de definir que logran que te embargue la emoción... y las letras son preciosas. Y además, algunas son de poetas colosales. Me encanta la canción de "Para la libertad". Es como si Miguel Hernández volviera a recorrer los frentes de un Madrid a menudo asolado por la desesperanza.

Un saludo.

marisa dijo...

Cuando nací mi padre compró el vinilo de mediterráneo y me lo ponía para dormir.Serrat ha sido la banda sonora de mi infancia, mi adolescencia y mi juventud. Crecí con Aquellas pequeñas cosas, amé y me desengañé con Lucía y Cartón piedra y aún lloro con Curro el Palmo y siento que Entre esos tipos y yo sigue habiendo algo personal...
Un beso.

Edu dijo...

Serrat, hace recordar la infancia, pero tambien la España peregrina de poetas de exiliados. Mis canciones preferidas son una Balada de Otoño y tu me nombre me sabe a yerba.
Un Saludo a todos.

jonás dijo...

Ayer hicimos una comida en la sucursal en la que estoy ahora. El caso es que a la vuelta vinimos mis jefes y yo cantando la canción de fiesta. Evidentemente, la versión sin censurar.
Por una noche se olvidó que cada uno es cada cual.