jueves, 11 de diciembre de 2008

Solo nos queda amar...


Las olas siguen pereciendo en la arena desvanecida, las guitarras han dejado de llorar dulcemente, no hay brisas eléctricas que busquen respuestas en el cielo, solo quedan cicatrices de lisúrgico en el alma. Duerme la luz, se clavan estrellas en la noche, se abandonan sombras en la luna. Vaciaron los adoquines de playa, llenaron los precipicios con cenizas de poemas, pusieron al azul de luto, no quedan mayos libres, ni las tormentas de cristal, encharcan plazas de claveles con pétalos de Abril. Ahora solo nos queda amar…

3 comentarios:

Perdido en el ciberespacio dijo...

"Lisúrgico" no existe; aunque es privilegio de poetas inventar palabras; a mí esta me suena a aquello de que "la religión es el opio del pueblo", por lo que tiene de "litúrgico" y "lisérgico".
Él poema es bueno, ya te comentaré más despacio.
Salud.

Edu dijo...

Así es no existe en la R.A.E, pero lisergico si, muy unido al LSD y lo queria unir a Liturgia, que es una forma de propaganda.Espero que Ansón me perdone.
Saludos.

marisa dijo...

Siempre quedan revoluciones pendientes, aunque los falsos adoquines lo inunden todo...Un abrazo