lunes, 1 de diciembre de 2008

La chica de mirada distraída, en un Tren con Destino Alcobendas



Una poesía, que vuela,
de la letra al cielo,
del párrafo, al viento,
de la pluma afilada de tinta,
a tu pelo encrespado de flores de Otoño,
una tarde,
que se desentierra de estrellas.

Tus ojos, desnudos, abiertos
buscan, entre el reflejo de la vía,
Madrid, atardecido de lluvia.

2 comentarios:

marisa dijo...

Me gusta ese madrid atardecido de lluvia, y esa chica de pelo encrespado mirando los raíles me trae recuerdos de un pasado que un día fue presente y se dispuso a olvidar...

Carpe Diem dijo...

Sigue así Edu, lo haces muy bien
Un saludo

Marta