martes, 23 de diciembre de 2008

Silvio Rodríguez, Campesino de la palabra


En una guitarra enarbolada de ron,
se construyen con notas de manigua,
vuelos de mar.
Con cuerdas azules,
y unas manos blancas,
compone Cuba,
de letras liberadas.
Con voz desatada,
y blusa descuidada,
canta a una Cuba,
firmada de luces,
que solo pide,
navegar en el océano,
soberana y libre.

2 comentarios:

marisa dijo...

Silvio, siempre en nuestro corazón. "Ojala" que no nos falten tus palabras Eduardo. y por eso "Te doy una canción" para que no te olvides del camino que conduce a mis palabras. Un abrazo querido amigo.

censurada dijo...

Bueno gracias a ellos (los individuos de mi entrada) pasamos muy buenos momentos también jeje... gracias por pasarte.

Un saludito