martes, 6 de enero de 2009

Que su nombre no se borre de la Historia



Trece sonrisas acalladas, trece bocas que ya no se extenderán enamoradas en labios ajenos, trece camisas manchadas del roció de la mañana, de las sombras de la madrugada, trece rosas, que no volverán abrazar cuerpos desnudos de adolescencia. Trece Rosas, enterradas de pólvora y tapias, Trece rosas deshojadas de primavera, trece rosas de un puñado de abriles. Que esos trece nombres no se describan de la historia.

5 comentarios:

Parte de mí dijo...

Este año harán 70 años ya de su muerte, y nadie pudo ni podrá borrarlas de mi mente, desde el momento en que las descubrí. Por muchos libros y películas que haya visto sobre ellas, por muchos textos que escriba de ellas, nunca nadie podrá entender que no eran trece muchachas, era mucho más que eso, eran un símbolo, eran personas, hermanas, amigas, hijas, una de ellas hasta madre. Su nombre no se va a borrar de la historia tan fácilmente...

Un beso

Edu dijo...

Hola Amiga, tuve hace un par de años, la suerte y el honor, de entrevistar, a Enrique, Carabinero y joven como ellas en ese epoca y amigo de los hermanos Pena Brea, uno de ellos José, fue uno de los 56 fusilados, incluidas las 13 rosas, en un sumario mezquino, que solo pretendio meter en cintura a Madrid. Desde aquel dia, esta historia, la hice parte de mi.
Un Saludo.

marisa dijo...

Yo también la hice parte de mi. Ya te pasaré un enlace con un pequeño artículo que me publicaron en Público. Besos

Edu dijo...

Hola Marisa, quizas haya leido ese articulo, porque soy lector cotidiano del diario Publico, pero mandame ese enlace o el texto.
Un Saludo.

Abutita dijo...

Amén